FCA Work Vehicles Blog

Vehículo Comercial: ¿Compra o Arrendamiento?

Compra o renta en vehículos comerciales: una decisión estratégica

Para un contratista tomar la decisión de comprar o arrendar un vehículo comercial puede ser una de las decisiones más difíciles de tomar. Es por eso que presentamos aquí algunos consejos prácticos y opciones, para que este paso no se convierta en uno tortuoso.

El arrendamiento es prácticamente un alquiler a largo plazo. Este tipo de contrato tiene muchas ventajas pero, al final del periodo, que suele tener una duración de dos a cuatro años, el vehículo no será de tu propiedad y tendrás que regresarlo. Por el lado del gasto podemos destacar el menor precio de la cuota mensual: solo estarás pagando la depreciación del vehículo. Otra gran ventaja es que el costo puede presentarse como una deducción.

Como es el caso de muchos latinos, seguramente tu camioneta Ram, además de ser tu herramienta de trabajo también es tu orgullo; por eso, no hay mejor sensación que la de poder conducir un nuevo modelo cada tres años. Al finalizar el arrendamiento podrás subirte a uno nuevo y disfrutar de todas las ventajas de volver a estrenar.

Parecen todas ventajas cuando hablamos de arrendamiento; sin embargo, todos aquellos que se dediquen al transporte de cargas entre diferentes estados se enfrentarán con una gran dificultad: los contratos suelen hacerse por 12,000 a 15,000 millas, y al finalizar el contrato es obligatorio pagar el excedente. En conclusión, si tu actividad está relacionada con largos trayectos, el arrendamiento probablemente no sea para tu negocio.

La otra opción es comprar el vehículo comercial, lo que trae ventajas y desventajas por igual. Al comprar una camioneta disfrutarás de ser el dueño del bien y lo podrás tener hasta cuando quieras, sin tener un contrato que cumplir. Las millas, al ser el vehículo de tu propiedad, serán ilimitadas y no tendrás que preocuparte por excedentes. Esto es muy conveniente para un pequeño empresario que se dedica a la remodelación de casas en el estado de Texas, donde las distancias son abrumadoras, incluso entre ciudades. El ser dueño de tu vehículo comercial será de una gran ayuda; sin embargo, no hay que olvidar que con el aumentar de las millas también serán más los desgastes que vendrán y, por ende, tendrás que contemplar las reparaciones dentro de tu presupuesto.

Otro importante factor a tener en cuenta es tu historial en los últimos años. Si planeas quedarte con tu camioneta cinco años o más, probablemente la compra sea más conveniente para tu empresa, ya que después de ese periodo el vehículo será de tu propiedad y no tendrás que pagar más cuotas.

Cuando realices una compra no debes olvidar tener en cuenta el costo del mantenimiento. Una vez que pase ese periodo de gracia, que está incluido en la garantía, tú tendrás que hacerte cargo de todos los gastos, incluyendo neumáticos, frenos y reemplazo de la suspensión, por citar algunos. Esto no pasaría si te vas por la opción del arrendamiento, ya que, al cumplir el plazo pactado, solo tienes que regresar el vehículo al concesionario.

Leave a Reply

Your email address will not be published.