FCA Work Vehicles Blog

Presupuesto: pieza fundamental para tu empresa

Sacar adelante tu negocio no es tarea fácil, por lo que tener un presupuesto que se ajuste a tus necesidades es indispensable.

Tener uno te ayudará a definir las metas de tu negocio. Estos objetivos son tus aspiraciones y el presupuesto tu plan para alcanzarlos, además de ser una herramienta para conocer áreas que puedes mejorar, en qué debes invertir y en qué no.

Muchos dueños de negocios pequeños piensan que las corporaciones son las únicas que deben tener uno porque manejan grandes cantidades de dinero. Pero tener uno bien planificado es crucial para empresas de todos los tamaños, inclusive para comercios en el que solo trabajan una o dos personas. Un jardinero que emplea a un ayudante cualifica como una empresa pequeña y necesita un plan económico. Con este desglosa los gastos que ya tiene en materiales y herramientas, y para metas futuras como hacer publicidad o dar servicio a más clientes.

Control de gastos

Los gastos, y más los imprevistos, pueden sacar de balance a cualquiera. No puedes controlar el clima, ni las exigencias de tus clientes, ni si te entregaron mal los materiales, ni si los empleados decidieron ir a trabajar, pero si tienes un presupuesto esas eventualidades se manejan de manera más eficiente. Este es uno de los grandes beneficios, ya que se limitan esos pagos repetitivos e innecesarios.

Posibilidad de ahorro

Otro beneficio es el ahorro producido por un manejo eficiente del capital. Este dinero economizado se debe guardar aparte y reservarlo para oportunidades que pueden surgir en el camino. También puede ser para invertirlo en tu negocio, ya sea en el mantenimiento de equipo o contratación de personal. Las herramientas o equipos hay que tenerlos al día, en especial los que se usan para atender o dar un servicio al público.

Hay otros momentos en que el dinero guardado se necesita para mantener estable la operación en momentos de dificultad económica. No hay que ser demasiado estricto con lo que se escribe en el plan, ya que siempre surgen cambios en su implementación. Se puede contabilizar dinero para gastos en los que todavía no has incurrido, como comprar una camioneta nueva para hacer las entregas de los productos o el recogido de materiales. Presupuestas el dinero y una vez tengas algunos ahorros, se adquiere el bien.

Establecer prioridades

Aunque las tareas administrativas suelen ser tediosas, les puedes sacar gran provecho. Un plan económico le comunica con precisión a empleados o inversionistas cuáles son las prioridades de tu negocio y cómo aspiras lograrlas. Si te dispones a lanzar un servicio–diseños nuevos de paisajismo, instalaciones, construcciones–o una nueva línea de productos para acondicionar el suelo para la siembra, por mencionar algunos ejemplos, todo el mundo debe tener claro de dónde se sacará el dinero para apoyar la estrategia de ventas.

Un presupuesto no aparece de repente, así que, para ir avanzando, lo mejor es comenzar a hacerlo. Hay que perderle el miedo a los números. Lo más importante es tener las metas claras y lanzarse.

¿Ya tienes tu presupuesto planificado?

Leave a Reply

Your email address will not be published.